El Prays citri se considera en la actualidad como la plaga más perjudicial del limonero, ya que destruye sus órganos florales, aunque también puede dañar brotes y pequeños frutos.

Plagas limonero tratamiento y enfermedades del limonero

Dado que los daños los produce principalmente en la floración, las plantas más atacadas son aquellas que tienen una floración más escalonada, como es el caso del limonero, y dentro de éste la variedad Verna que posee varias floraciones consecutivas al año. También se han observado daños en naranjos y ocasionalmente en mandarino Clemenules que posee una larga floración.

MORFOLOGÍA Y BIOLOGÍA

El adulto tiene 10 mm. de envergadura y es de color gris con diversas manchas oscuras en las alas, que están bordeadas de largos flecos. Las larvas son blanquecinas o verdosas, con la cabeza marrón.

Los adultos vuelan por la noche y al crepúsculo haciendo la puesta con preferencia sobre los pétalos de las flores aun cerradas, pudiendo también situar los huevos en sépalos, brotes o pequeños frutos. Pupa generalmente dentro de la flor de la que se ha alimentado y que ha unido con hilos de seda. Suele invernar en forma de crisálida y se calcula que puede tener de 3 a 5 generaciones al año.

Prays citri, prays del limonero, plagas del limonero

Sobre los pétalos que son de color rosado se pueden observar los huevos aislados como una mota blanquecina. Si la cantidad de puestas sobre botones florales es elevada los daños serán intensivos en la floración. La oruga que nace de este huevo perfora el corion y penetra directamente en el interior de la flor en la zona de contacto entre el huevo y el pétalo.

Fuente: Profesores F. García Marí, J. Costa Comelles y F. Ferragut.  //  Fotografías de E. Llácer en http//gipcitricos.ivia.es

DETECCIÓN Y SEGUIMIENTO

Usaremos de 1 a 2 trampas por hectárea, colocadas a la altura del cultivo. Se pueden colocar sobre  un soporte para tal fin.

Las trampas deben colocarse en el momento de iniciarse las brotaciones y la aparición de los primeros botones florales.

CAPTURAS MASIVAS

Se capturan sobre todo los machos de esta especie, con el fin de reducir los apareamientos, por lo que las hembras no copuladas tendrán huevos inviables. De este modo se reduce la población de la plaga.

Para hacer capturas masivas se aumenta la cantidad de trampas por superficie, según situación y homogeneidad de las parcelas. Una trampa controla una superficie entre 500 y 1.000 m2. Esto se traduce en una densidad de 10 a 20 trampas por hectárea.

MATERIAL NECESARIO

Una trampa ECONEX POLILLERO (Código: TA001), EOSTRAP® (Código: TA142), ECONEX TRIANGULAR (Código: TA002), ECONEX TRIANGULAR DESECHABLE (Código: TA242) o ECONEX TRIANGULAR MINI DESECHABLE (Código: TA240) y un difusor de feromona ECONEX PRAYS CITRI (Código: VA006) con una duración en campo de 40 días.

Difusor de feromona econex prays citri

3,25 € (sin IVA)

econex polilleroeostrap

5,98 € (sin IVA)

2,72 € (sin IVA)

5,49 € (sin IVA)

1,88 € (sin IVA)

0,88 € (sin IVA)

ÉPOCA DE EMPLEO

Para conseguir un buen control de Prays citri es aconsejable combinar los dos métodos, el de detección y seguimiento y el de capturas masivas.

En primavera se pueden colocar de 1 a 2 trampas por hectárea para la detección de la plaga y la observación del nivel de sus poblaciones. Mediante umbrales de tolerancia establecidos en cada zona, se define después el momento para adoptar medidas de control, en este caso capturas masivas.

El umbral de tolerancia para Prays citri es muy bajo y varía según la zona. De forma muy general se puede decir que está entre 7 y 21 capturas por trampa y semana. Momento en el cual recomendamos el despliegue de las trampas por toda la parcela para la captura masiva.

DAÑOS

Los daños más graves los produce en limonero Verna en el momento de las dos floraciones principales, la de primavera en abril-mayo y la de verano en septiembre, denominadas Cosecha y Rodrejo. La floración “Sanjuanera” que tiene lugar en junio es menos abundante y los daños son también menores.

En el caso de ataques a flores, la larva se alimenta en su interior de las anteras y del pistilo, trasladándose después a otras flores y uniendo toda la zona dañada con hilos de seda formando unas masas en el interior de las cuales hay pétalos secos y abundantes excrementos de color oscuro. Este daño puede confundirse con el de Cacoecia, diferenciándose en que esta última plaga ataca con preferencia frutos recién cuajados y no flores, y además Cacoecia no produce serrín y restos de excrementos.

cómo tratar un limonero

En las hojas la larva puede alimentarse de la epidermis. En las yemas realiza una galería a lo largo del brote, con exudaciones de goma. En ataques al fruto recién cuajado suele producir una galería en el estilo, acabando por alimentarse de todo el frutito.

Los daños a frutos en desarrollo se manifiestan en manchas superficiales causadas por haberse alimentado la larva de la piel. En el centro de estas manchas puede encontrarse el corión del huevo.

Ocasionalmente la larva puede producir también daños en todo tipo de cítricos en los injertos, al penetrar debajo del escudo injertado y alimentarse del cambium, con lo que el injerto se seca. Una vez realizado el daño la larva abandona el lugar para pupar en el suelo, aunque también puede pupar cerca de la yema dañada. Daños similares en injerto pueden producirlos algunos pirálidos, como Ephestia  sp. o Cryptoblabes.

FACTORES QUE INFLUYEN EN LA CANTIDAD DE TRAMPAS NECESARIAS

La población de la plaga, los cultivos limítrofes, el nivel de control que se pretenda, etc...

Un factor importante es el tamaño del cultivo. En cultivos pequeños e irregulares se requiere mayor número de trampas que en parcelas de mayor superficie y uniformes.

Otro factor importante es la distancia de unas parcelas con otras, que tengan la misma plaga. En estos casos hay que reforzar los lindes de las parcelas, por lo que puede ser necesario una densidad de hasta 20 trampas por hectárea, o más en el caso de capturas masivas.

RESULTADOS

Si los técnicos o agricultores utilizan las trampas y feromonas adecuadamente, como lo descrito anteriormente y sobre todo tempranamente cuando salen los adultos de la primera generación, la eficacia de este sistema de control es muy buena, como han demostrado datos sobre todo de fincas ecológicas, un muy bajo nivel de daños.

Un control de más del 95% es bastante frecuente, sobre todo donde se cubren grandes extensiones de cultivo. Un factor limitativo de este sistema puede ser cuando existan muchas parcelas pequeñas distribuidas por muchos lugares y los vecinos tengan un alto nivel de infestación con esta plaga.

A pesar de unas reglas básicas importantes para un control eficaz de Prays citri, cada agricultor o técnico tiene que encontrar su propio sistema para conseguirlo y puede experimentar con este sistema, e incluso establecer sus propios umbrales de tolerancia.

Feromonas y trampas, econex prays citri

logo econex